/* /* Kånken: La Historia – Fjällräven Perú
Kånken: La Historia
De todos los productos Fjällräven, la sencilla y duradera mochila Kånken ha sido la que más ha hecho para impulsar el reconocimiento de la marca en todo el mundo. Y todo comenzó durante la temporada de regreso a clases de 1978.
 
 
Prácticamente en cualquier parte del mundo, si mantienes los ojos bien abiertos el tiempo suficiente, es probable que veas un Kånken. Cómo la familia de mochilas, totepacks, mini mochilas y accesorios llegó a donde está hoy es una historia de resolución de problemas, imaginación, innovación y tenacidad. 
 
Enderezando a una generación de escolares. 
A finales de la década de 1970, las estadísticas mostraron que casi el 80 por ciento de la población sueca sufría de dolor de espalda en algún momento de sus vidas. Quizás el aspecto más alarmante de esta noticia fue que los problemas de espalda comenzaban a aparecer en la infancia. La teoría predominante era que las pesadas bolsas de hombro populares entre los niños en ese momento estaban causando el problema.
 

El fundador de Fjällräven, Åke Nordin, estaba siguiendo la historia, y durante una visita de primavera a Estocolmo se inspiró para diseñar una mochila cuadrada funcional y cómoda solo para niños. Tendría precisamente suficiente espacio para sus libros escolares y papel (dos carpetas A4 para ser precisos) y estaría hecho de la tela más duradera que pudiera encontrar. Decidió pasar las correas de los hombros por toda la parte posterior de la bolsa para que permanecieran tensas en los soportes. Finalmente, incluyó un cojín de asiento desmontable. Almacenado en el bolsillo trasero interior, evitaba que el contenido se frotara contra la espalda y era útil para cuando necesitaba tomar un descanso y sentarse.  

 

 

¿La mejor parte? La mochila dejaría las manos libres de los niños para otras actividades. Como las excursiones por el bosque, donde se necesitan ambas patas para arrastrarse entre las ramitas y las hojas, estudiar hormigas, recolectar renacuajos y asar pinnbröd (un tipo de pan horneado sobre la fogata).

 

 

La primera mochila Kånken se produjo justo a tiempo para el año escolar de 1978 en cooperación con la Asociación Sueca de Guías y Scouts. A finales de la década de 1970, la organización atrajo a más de 80.000 niños a actividades al aire libre a través de su movimiento Skogsmulle. El mulle era un líder al aire libre que se disfrazaba de troll y enseñaba a los niños sobre la naturaleza directamente en el bosque. Muy pronto, Kånken se convirtió en sinónimo de experimentar la naturaleza. En el bosque con las manos libres, los niños aprendieron la antigua expresión sueca: "No hay tal cosa como el mal tiempo, solo la mala ropa".  

Lo mismo parecía ser cierto para las mochilas también.  

 

Desafiando los límites... con color? 

Para asegurarse de que la empresa fuera rentable, Åke tuvo que hacer 5.000 Kånkens. Con solo un vendedor aceptando tomar 75, se arriesgó y su cuñado, reportero de un periódico sensacionalista sueco, envió un artículo sobre una mochila que podría resolver el dolor de espalda en los niños. Más de 100 medios imprimieron la historia. Aunque Åke había planeado vender 200 Kånkens el primer año, vendió el doble. Al año siguiente, las ventas saltaron a 30.000.

El éxito de Kånken aseguró que adornó las espaldas de niños y adultos en Suecia y Dinamarca durante varias décadas. Sin embargo, se vendió solo en pequeños volúmenes fuera de los dos países. Con una excepción: Japón. En 2006, en una visita rutinaria a un proveedor en Osaka, el recién nombrado CEO de Fjällräven, Martin Axelhed, se reunió con Åke para proponerle una idea: un colorido lavado de cara para Kånken.

Hasta entonces, Kånken solo estaba disponible en unos pocos colores. En 2008, justo a tiempo para el 30 cumpleaños de Kånken, se introdujo un nuevo y audaz espectro. Los colores resuflaban personalidad e individualidad a la mochila, pero fue la esposa de Martin quien detectó un hueco en la nueva paleta. ¿Dónde estaba el rosa?  

Aunque Kånken era un producto anclado en la tradición, era una pregunta válida. Se introdujo el rosa, y una gama de colores aún más. A partir de entonces, Fjällräven dejó que Kånken empujara sus límites.

 

 

Arte pop(ular).

Kånken comenzó a hacer su viaje transatlántico en 2007, cuando el hijo de Åke, Martin Nordin, permitió que la mochila se colocara en tiendas selectas de tendencias en todo Estados Unidos. Muy pronto, Kånken apareció en revistas, blogs y se colgó sobre los hombros de hipsters y celebridades. Estados Unidos era la plataforma de lanzamiento que Kånken necesitaba para otros mercados y la gente comenzó a hacer de Kånken una parte de su identidad. Los fanáticos de todo el mundo personalizaron sus mochilas, llevándolas trotamundos y publicando su contenido de Kånken en las redes sociales.

De 2010 a 2017, las ventas de Kånken se multiplicaron por diez. La estrategia de mantenerse fiel a su diseño único y simple impulsó la mochila, y Fjällräven, al estado de marca global. Fue durante este tiempo también que la Sociedad Sueca de Artesanía y Diseño designó a Kånken como una pieza de arte de utilidad. Ahora tiene protección bajo la ley de derechos de autor.

Apoyar el medio ambiente a través de la innovación.

Debido a su popularidad y posición como el producto de Fjällräven que empuja los límites, Kånken ha demostrado ser una plataforma útil para la innovación. 

Por ejemplo, en 2016 Re-Kånken fue una prueba para hacer Kånken a partir de la menor cantidad posible de materia prima, agua y energía. Utilizó 11 botellas de PET recicladas y se coloreó utilizando la tecnología Spin-Dye® más sostenible. 

 

 

En 2019, se lanzó la serie Kånken Art junto con arctic Fox Initiative, el fondo de Fjällräven para organizaciones sin fines de lucro que protegen el medio ambiente o alientan a las personas a adentrarse en la naturaleza. Cada año, un artista sueco diferente usa la mochila como su lienzo para expresar su relación con la naturaleza y una parte de cada venta se destina a la Iniciativa Del Zorro Ártico.

 

 

Con Tree-Kånken, Fjällräven R&D probó alternativas a los materiales de origen fósil y un nuevo tejido a base de plantas: Pine Weave. Lanzado en el verano de 2021, el tejido utiliza solo materia prima de árboles suecos. 

Mi Kånken, a mi manera

La última innovación en el Kånken-verse es el debut de Kånken Me. Inspirado por la comunidad Kånken, que personaliza sus mochilas con pintura, insignias y bordados, era el momento adecuado para ofrecer a las personas una forma de crear su propio Kånken en línea. Con 14 opciones de color y 15 piezas personalizables, hay más de 100.000 millones de combinaciones de diseño posibles. Prácticamente todos los Kånken Me serán únicos.

 

 

Pero a pesar de toda la progresión, y durante todos los años que han pasado, Kånken se ha mantenido firmemente fiel a su propósito original: un producto práctico y atemporal en el que puede llevar sus cosas cómodamente y con manos libres. 

 

 

 

 

 

Carrito
Cerrar
Atrás
Cuenta
Cerrar